Acceso Intranet
News Post

A la hora de elegir una vivienda para que se convierta en tu hogar, saltan una gran cantidad de dudas e inquietudes… Pero quizás la más importante, porque de esta decisión van a depender las siguientes que vayamos adoptando es...

¿Busco una casa o un piso?

Para poder tomar una decisión de este calibre hay que tener en cuenta varias cuestiones; la primera es el tamaño de la familia, es decir el número de personas que se mudan contigo. Es decir si estás buscando un inmueble para ti, no es lo mismo que ser 4 integrantes de una familia más la mascota.

Otro punto importante es el lugar exacto donde queremos tener el hogar, si es una gran ciudad o un pueblo también es un factor decisivo.

Y el más importante es el presupuesto con el que contamos, porque en estos casos siempre  nos pasamos de lo que teníamos pensado en un primer momento. No todos los inmuebles están al alcance de todos los bolsillos.

Pero la verdad es que en el mercado inmobiliario existe una gran variedad de opciones para dar solución  a todos…

Hay algunas personas que se denominan “urbanintas” que necesitan el ajetreo y el bullicio de una ciudad para vivir, por lo que deben de centrar sus búsquedas en la ciudad y cuanto más en el centro mejor, para estos casos el piso es el tipo de inmueble más conveniente. Para las familias que prefieren esta opción, pero tienen una gran cantidad de enseres… Una solución es buscar un piso con trastero para poder  tener una habitación de desahogo tan necesaria o recurrir a alquilar uno y escoger el tamaño más adecuado.

 

Si por el contrario quieres huir del ruido de la ciudad… en tu caso el campo, las fueras de la ciudad y los pueblos son la solución más acertada, por lo que implica en la mayoría de los casos buscar un casa; bien dentro de una urbanización con zonas comunes o un inmueble independiente.

Existen otro tipo de personas que aun estando solos, quieren una casa, y por el simple hecho de que siempre han vivido en un piso y quieren probar la experiencia de vivir en una casa.

 

Y tú ¿qué prefieres?