Acceso Intranet
News Post

En estos últimos años hemos visto como el alquiler de las viviendas ha ido aumentando. Si a eso le sumamos la ayuda de plataformas como Booking o Arbnb, nos da como resultado la inflación de los precios del alquiler. A través de estas plataformas, el cliente puede alquilar su vivienda de manera semanal, sin embargo, el precio estimado se estipula casi de manera mensual.

Los ayuntamientos parecen que ya se están despertando ante este movimiento, en el que los propietarios echan a los antiguos inquilinos con arrendamiento mensuales, para aprovecharse de este oleaje vacacional.

Las principales ciudades, como Madrid y Barcelona ya están implantando medias.

En la capital, la junta del Gobierno Municipal, aprobó el pasado 26 de julio, el “Plan Especial de Regulación del Uso de Hospedaje” en el que obliga a los propietarios a sacar una licencia de hospedaje para los pisos que se alquilen más de 90 días a turistas.

Por otro lado, en Barcelona, se ha endurecido la legislación para que un piso sea turístico. De este modo, los propietarios que quieran ejercer esta actividad deberán comunicarlo al ayuntamiento, y esté tendrá que brindar su consentimiento. La vivienda, además, tendrá que contar con una cédula de habitabilidad y solo se podrán hospedar en ella el número de personas que esta indique.

Con estas medidas, los ayuntamientos intentan frenar el descontrol que generan las nuevas plataformas, y proteger a los vecinos que se han visto perjudicados con la oleada de turistas.