Acceso Intranet
News Post

La Caja de Pandora la abrió una sentencia del Supremo el 18 de octubre de 2018. La clausula suelo, asumida tradicionalmente por los clientes, iba a ser pagada por una entidad financiera. Los cambios se avecinaban y llegaron días de incertidumbre… ¿la sentencia iba a ser retroactiva? ¿cómo se verían afectadas las cuentas de los bancos? Finalmente, y ante tantas dudas en la mesa, el Supremo decidió congelar la aplicación de la sentencia y reunir al Pleno del tribunal.  La decisión final concretó que era el cliente quien debía de hacerse cargo de este impuesto, pero más tarde, el Gobierno aprobaría un decreto ley en el que modificaba todas las leyes anteriores y obligaba a los bancos a hacerse cargo de este impuesto, sin efecto retroactivo, lo que hubiera supuesto un importante golpe en las cuentas de los bancos.

Paralelamente a todo esto, la tramitación de la futura ley hipotecaria ha ido continuando, y tras tres años de retraso, todo parece indicar que este próximo mes de marzo la normativa entrará en vigor. Algunos de los cambios que se introducirán en la nueva ley son:

Se repartirán los gastos en el momento de formalizar una hipoteca: Esto supone que el prestamista deberá asumir todos los costes asociados, menos el de la tasación, del que se responsabilizará el prestatario.

Se elevarán los meses de impago necesarios para ejecutar un contrato de hipoteca, que es el paso anterior para que tenga lugar un desahucio. A partir de ahora, si el impago se produce en la primera mitad del préstamo, los meses de impago deberán de ser 12 o un 3% del capital, mientras que, si el impago se produce en la segunda mitad del préstamo, pueden llegar hasta 15 meses o el 7% del capital concedido a partir de entonces

Los contratos pendientes de resolución judicial no se verán afectados.

Rebaja de los intereses de demora: para compensar el retraso en el pago de una cuota, se deberá abonar el interés remuneratorio, en vez del interés legal, más tres puntos porcentuales.

Rebaja de las comisiones por amortización anticipada de una hipoteca. Se eliminarán a partir del quinto o tercer año, dependiendo de lo que acuerden las distintas partes, con un coste máximo del 0,15% o del 0,25% respectivamente, para aquellas hipotecas a tipo variable. Mientras que, para las hipotecas a tipo fijo, la comisión de amortización anticipada será del 2% si se produce en los primeros diez años, y del 1,5% a partir de entonces.

Se modifica a 0,15% el tipo de interés que se puede cobrar por pasar de fijo a variable una hipoteca.

A todos estos cambios se les suma la posible subida del euríbor, que cerró 2018 en un -0,129% tras el cuarto mes se subida consecutiva desde septiembre de ese mismo año.

Es decir, aunque las cifras de los años del boom inmobiliario quedaron lejos, no podemos negar la evidencia de que el 2019 va a ser un gran año para el sector inmobiliario y el mejor momento para vender su vivienda o adquirir una nueva. No olvide que desde Unicasa&Home estaremos encantados de ayudarle en todo el proceso de compra. Pase por alguna de nuestras oficinas o llámenos y nuestro asesor comercial le resolverá todas sus dudas.