Acceso Intranet
Image

Ha comenzado un nuevo año, y con él muchos cambios. Además, con el periodo de rebajas arrancando, no podemos evitar pensar en hacernos con todas esas prendas que no hemos conseguido durante la temporada y darnos así un toque de aire fresco. Pero… ¿qué pasa con tu casa? A ella también le gusta estar al día con las tendencias de invierno, y no hace falta meterse en grandes reformas para que parezca otra.

Aquí te dejamos unos truquitos para que aproveches bien estas rebajas y que tanto tú como tu hogar estéis “on point”. Eso sí, antes de lanzarte a comprar, te recomendamos que prepares una lista con lo que realmente necesitas y que te pongas un presupuesto para no despilfarrar.

COLORES

Van desde los naranjas, mostazas, verdes, rojizos y amarillos propios del otoño hasta la escala de grises, azules, blancos y marrones tan propios del invierno. El truco está en reproducir en casa la degradación cromática que vive la naturaleza a lo largo de estos meses.

Estos tonos los puedes aplicar perfectamente en las paredes, pero si quieres un cambio más instantáneo y que solo dure en esta época del año, lo suyo es que los utilices en muebles o elementos decorativos. Prueba a cambiar los cojines o la ropa de cama, ¡verás qué efecto!

AMBIENTE E ILUMINACIÓN

La naturaleza tiene un material por excelencia que es la madera, por sus connotaciones cálidas, por su textura tan particular, por mostrar el paso del tiempo en su propio desgaste... Puedes optar por incluir algún elemento o pieza de madera, ya sea de estilo clásico o moderno; o también puedes atreverte a revestir una pared de listones de madera. En esta línea, los muebles rústicos, típicos de las casas de montaña, también conseguirán potenciar ese aspecto de hogar preparado para el frío. 

Si tienes la suerte de tener una chimenea, solo su presencia decora en invierno con calidez. Por supuesto, no dudes en avivar su chispa ya que la visión de fuego encendido, y el propio calor que desprende, caldea la casa por completo. 

A falta de una chimenea… ¡enciende las velas! Su iluminación es cálida y ver la llama evocará sesiones de manta y sofá delante de una hoguera. Además, sentirás mayor sensación de calidez si les incluyes elementos como hojas o frutos que nos da directamente la naturaleza, como por ejemplo nueces, castañas, hojas de olivo, y mucho más.

DECORATIVOS

Por último, para que tu casa te envuelva en calor desde que entras por la puerta, existen elementos que resultan indispensables para conseguir dicho efecto.

Sin lugar a dudas es una de las temporadas en las que más podemos jugar con los tejidos de la ropa de casa. Despedimos al algodón y al lino, dándole la bienvenida a la lana y el punto. El cashmere o las mantas hechas a partir de un punto XXL están arrasando. Son perfectas para colocarlas sobre los pies de la cama a modo decorativo.

Cubre el suelo en invierno con alfombras. Es confortable a la pisada, visualmente da calidez pero, además, aísla el suelo del frío. Pista: este año nos invitan a hacerlo con alfombras de pelo largo y grueso.

Y, como decíamos, las tardes de sofá y peli son todo un clásico de la temporada invernal, por lo que las mantas y plaids deben acompañar nuestros salones. ¡Sin miedo! Ni una ni dos. Varias. Para que todo el mundo pueda echarse una por encima. Puedes tener las mantas en un cesto junto al sofá o tiradas de manera casual sobre cualquier asiento.