Acceso Intranet
Image

Debido a la situación en la que nos encontramos, muchas familias han encontrado un sentimiento nuevo dentro de ellos, la insatisfacción con sus casas. Al pasar tanto tiempo en ellas muchas personas se han dado cuenta que les faltaba espacio al aire libre.

Siendo este uno de los motivos principales, muchas familias se plantean cambiar de hogar y entre  sus criterios para encontrar una nueva casa destaca la disponibilidad de espacio exterior, o incluso, que disponga de piscina. Sin embargo, al ser bastantes exigentes y no sentirse conforme con las casas ya fabricadas, algunos clientes deciden embarcarse en la aventura de comprar un terreno y construir una casa a su medida.

Si eres una de esas personas que tiene esa opción en mente, te dejamos algunos consejos para tomar la mejor elección:

  1. Selección del terreno: Es una de las decisiones más importantes, donde se debe atender a tres conceptos suelo rústico, urbano y urbanizable. Si el solar se denomina como suelo rústico, este no recogerá los requisitos básicos para poder vivir, como electricidad o agua, y, además, no es edificable. Por otro lado, el suelo urbano cuenta con estas infraestructuras básicas, y, el suelo urbanizable necesitará de una Plan Parcial previo a la construcción. Otro aspecto importante a tener en cuenta es la capacidad de ocupación, es decir, en que parte del solar se puede edificar, y la edificabilidad, máximo de m2 que podrá tener la casa sobre el nivel del suelo.
  2. Ayuda profesional: Tras la elección del terreno, es bueno contar con asesoramiento de un abogado y de un arquitecto. El primero de ellos es necesario ya que te ofrecerá ayuda jurídica durante todo el proceso y te comunicará los trámites que se deben formalizar. Por otro lado, sería la contratación de un arquitecto el cual valorará si el terreno merece la pena y realizará un presupuesto aproximado del coste de edificación.
  3. Trámites previos: En primer lugar, reclamar en Registro de la Propiedad una nota simple para conocer si el terreno tiene alguna deuda no pagada. En segundo lugar, visitar el ayuntamiento para saber la normativa urbanística del lugar.
  4. Financiación: Normalmente los bancos no suelen conceder hipotecas para la adquisición de terrenos, sin embargo, existe la hipoteca autopromoción la cual te permitirá cubrir los gastos de construcción de la vivienda.
  5. Organización: El tiempo de la hipoteca mencionada anteriormente suele ser de dos años. Para evitar que se prolongue en el tiempo y aparezcan costes inesperados, es esencial la planificación del proyecto a realizar.