Acceso Intranet

Contrato de Arras

Image

Si estás buscando casa y encuentras una que encaje con todos tus gustos, te recomendamos que firmes un contrato de arras con el vendedor, ya que así te asegurarás de que esa casa será tuya.

Pero, antes de entrar en detalles, primero es necesario conocer qué es un contrato de arras, así que…

¿Qué es el contrato de arras?

El contrato de arras es un documento privado donde, tanto vendedor como comprador, pactan la compraventa del bien inmueble, siempre haciéndose entrega de una cantidad de dinero en concepto de señal, para que conste como prueba.

Es decir, es un preacuerdo que sirve como garantía. Asegurando la realización del acto de compraventa o alquiler.

Pero cuidado, antes de firmar un contrato de arras tendrás que tener en cuenta estos conceptos:

Tipos de contratos de arras

De forma resumida, en Derecho se admiten 3 tipos de contratos de arras, los cuales hay que elegir con precaución, ya que cada contrato tiene diferentes objetivos y consecuencias jurídicas.

  • Arras confirmatorias (habitual): Su objetivo principal es confirmar el compromiso de la compraventa, la cual supondría un anticipo del precio total, cosa que constituiría el primer plazo del pago.

En caso de incumplimiento, se aplicarán las reglas generales de incumplimiento de obligaciones, es decir, el perjudicado podrá exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación con sus respectivos intereses.

  • Arras penales: Su objetivo principal es garantizar el cumplimiento del contrato, y la principal diferencia con la que cuenta, con respecto a la anterior, es que en esta se acuerda una cuantía a pagar, que se añadirá al precio, en caso de incumplimiento.
  • Arras penitenciales: Igualmente, la principal diferencia es que este permite resolver unilateralmente el contrato mediante una cláusula literalmente escrita , siempre mediante la resolución del cumplimiento de una obligación contractual, previamente pactada. Siendo habitualmente resuelta mediante la pérdida o la restitución doblada, en el caso del comprador y del vendedor, respectivamente.

También, cabe mencionar que un contrato de arras es una señal, y no es un pago aplazado del precio. Igualmente, recomendamos que, antes de la realización de cualquier acuerdo contractual, se consulte con un experto, ya que este documento que te encuentras leyendo solo tiene carácter informativo.

Además, aunque pueda variar de uno a otro, hay conceptos que deberán incluirse en todos invariablemente, como:

  • Identificación clara tanto del comprador como del vendedor.
  • Descripción detallada del inmueble.
  • Establecer tanto el precio como la forma de pago acordadas en el contrato.
  • Indicar la cantidad entregada a modo de arras o señal, la cual formará parte del pago total.
  • Arras penitenciales.
  • Establecer el plazo de entrega del inmueble mediante documento público.
  • Indicar cuál de las dos partes se hará cargo de los gastos relacionados con la compraventa: gastos de notaría, registro, tasación, etc.

En resumen, el contrato de arras es una herramienta muy útil para asegurarte de que será tuyo el inmueble que te gusta, aunque como todo, hay que ser consciente de lo que se está haciendo y de las obligaciones que ello conlleva.