Acceso Intranet
Image

¿Por qué es tan cara la electricidad?

 

Nos encontramos en el año 2022 y gracias a las nuevas tecnologías del siglo XXI el costes de generar electricidad para una planta de energía renovable se sitúa en torno a los 0,036 €/kWh. Esto sumado a los impuestos, cargos y beneficios que necesita la planta de energía podemos establecer un coste de entre 3 y 30 euros el MWh. No obstante, hoy en España y Portugal está en 218 euros el MWh, mientras que en Alemania e Inglaterra se ha llegado a los 320 euros el MWh y Francia e Italia sobrepasan ya los 410 euros el MWh, según informa la web experta en energía de Companias-de-luz.com.

 

El precio del gas está disparado y cómo este se utiliza para generar electricidad también ha arrastrado al precio de la luz. Pero, ¿si existen otras fuentes de energía más baratas porque estas no bajan el precio de la luz? El problema reside en que, tal y como establece la Unión Europea, el precio de la electricidad debe marcarse en una subasta de mercado mayorista de tipo marginalista, por lo que la energía más cara es la que marca el precio de todas las demás. Imaginemos que pedimos un vaso de agua, un zumo de piña y un cocktail con ron añejo de doce años y maracuyá recién exprimida. Cuando vamos a pagar la cuenta, vemos que todo está al precio del cocktail. Este sistema pudo funcionar cuando se necesitaba impulsar la energía renovable y los precios de los combustibles fósiles eran más estables. Pero sin duda hoy ya no funciona, señalan los expertos de Companias-de-luz.com.

 

Por ello el consumidor que ahorra en luz es aquel que compara las tarifas de luz. Ahorra en luz al usar un comparador de luz y gas, ya que también te permitirá un ahorro de luz  si se contrata una tarifa por horas.

 

¿Cómo reducir el importe de las tarifas?

 

Mientras los consumidores han pagado las facturas más caras de su historia, las tres mayores empresas de electricidad se han embolsado unos beneficios de 6.531 millones de euros, los mayores desde su fundación, tal y como explican desde Companias-de-luz.com. Por ello para protegerse, el consumidor debe buscar fórmulas de ahorro, como bajar la potencia eléctrica. Se trata del número máximo de kW (kilovatios) que pagamos a la comercializadora para poder usar varios de nuestros electrodomésticos al mismo tiempo sin que salte el ICP. Si hemos contratado kW de más, estaremos pagando un alto precio por el término de potencia sin necesidad ninguna y con independencia de lo que consumamos. Por otro lado podemos seguir estos consejos:

 

- Aprovecha mejor la luz natural, despejando las habitaciones de mobiliario, pintando las paredes de blanco para reflejar la luz y colocando un espejo grande frente a la ventana para duplicar su efecto.

- Si no lo has hecho ya, cambia las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo led, ya que te permitirán ahorrar más de un 78% en el gasto energético de iluminación. Además, tienen una vida útil mucho más larga.

- Evita pensar qué vas a coger de la nevera con la puerta abierta para que no se escape el frío. Lo mismo con el horno, si estás cocinando, mira por el cristal si tu plato ya está bien gratinado. ¿No ves nada? Pues piensa en limpiar el cristal de la puerta.

- Desconecta por las noches los aparatos en stand by ya que disparan el consumo fantasma.

 

También es muy importante que cuentes con evitar consumidor durante las horas punta, sobre todo si has contratado una tarifa con discriminación horaria.

 

¿Te ha interesado este artículo y nuestros consejos para ahorrar en la factura de la luz? En el siguiente enlace a otra página web puedes encontrar mucha más información sobre este tema si quieres seguir aprendiendo y profundizando en la materia.