Acceso Intranet
Image

¿Cuándo es más barata la luz? Es una de las interrogantes más debatidas por los ciudadanos y con mucha razón. Actualmente, gracias a la amplia oferta existente, los consumidores pueden acceder a diferentes tarifas eléctricas. Cada plan se adapta a una tarifa diferente.

 

¿Cuándo es más barata la luz?

 

Al preguntarse cuándo es más barata la luz es necesario conocer de antemano la liberación eléctrica en el mercado español de hace más de una década. Para abril de 2014 se instauró una innovadora normativa en el mercado eléctrico. Se trata de un sistema que se encarga de regular el coste de la energía.

Este nuevo sistema influye directamente sobre el coste de la luz. Es por esta razón que no se maneja el mismo valor en todos los rincones de España. Al menos Endesa no maneja las mismas tarifas que Repsol o Iberdrola.

Este tipo de sistema regulatorio abrió las puertas a la fijación de precios por hora y así es como apareció el mercado mayorista o los pools.

Gracias a esta nueva actualización el precio de la electricidad se consolida de manera diferente. Además, brinda la posibilidad de elegir entre tantas tarifas que se ajusten al bolsillo.

 

Derivadas que afectan el precio de la luz

 

Para saber cuándo es más asequible el precio de la luz, es necesario guiarse por la hora. Sí, la hora. El consumo o la tarifa eléctrica puede verse afectado por 3 derivadas:

Hora punta. Es el lapso de tiempo donde la tarifa eléctrica es más alta. Es el periodo de tiempo comprendido entre las 10h-14h y 18h-22h.

Hora llana. Esta es la tarifa intermedia y asequible está establecida entre las 08h-10h, 14h-18h y 22h-24h.

Hora valle. Este lapso de tiempo conserva el menor precio y oscila entre las 00h-08h.

Lo asequible de las tarifas puede variar dependiendo del mercado y puede ser regulado o libre. El mercado regulado está controlado por el PVPC, se establecen las tarifas por hora y pueden variar diariamente. Sus consumidores pueden verificar los montos exactos a través de la Red Eléctrica de España.

Las de mercado libre son aquellas tarifas que son ofrecidas y controladas por distintas entidades comercializadoras. En pocas palabras, aquí no interviene el Gobierno. Las tarifas se definen por precios fijos o por la discriminación horaria.

 

¿Cómo calcular el precio de la luz?

 

Por ley, la luz más asequible es por la noche. A nivel general existen 3 medidas para calcular el precio de la luz según los siguientes criterios:

Discriminación horaria en dos periodos: consolida tarifas más bajas dentro del horario nocturno y puede tener horas específicas dependiendo de la estación.

Discriminación horaria en tres periodos: este lapso de tiempo se incluye en el tercer periodo nocturno y corresponde a una tarifa realmente accesible.

Discriminación horaria personalizada: este tipo de horario se puede dividir a lo largo de un día e incluso, el cliente puede seleccionar algunas horas gratis de luz.

Todos los criterios mencionados están disponibles y son aplicables para el mercado regulado y el libre, con grandes variaciones y opciones para la discriminación.

Cualquier usuario que cuente con un contador de luz digital es capaz de medir el consumo de electricidad por cada hora del día. De esta forma, el usuario podrá medir el valor de la electricidad en tiempo real.

 

¿Cómo cambiar la tarifa de la luz?

 

Conocer cuándo es más barata la luz es solo el principio, actualmente es posible modificar la tarifa. Indistintamente del tipo de mercado que se elija para contratar los servicios, las compañías de luz exigirán los siguientes documentos:

Nombre completo

Documento de identidad comprobable

Teléfono de contacto

Correo electrónico

Capacidad eléctrica que se desea contratar

Dirección exacta del inmueble

Código CUPS, que es posible encontrar en cualquier factura previa

Boletín eléctrico que compruebe si la propiedad es nueva o lleva más de 20 años construida.

Cuando una persona decide cambiar su tarifa y capacidad, es necesario estar consciente que la ejecución de la operación no se complementará el mismo día. El cambio se verá reflejado en la factura de luz en un plazo de 15 o 20 días hábiles.