Acceso Intranet
Image

Si entre tus planes para este 2023 está la venta de tu vivienda, deberás tener en cuentas los gastos e impuestos que acarreará este acto y fijar un precio de venta adecuado. 

El dinero que se percibe por la transacción de un inmueble nunca es neto, ya que debemos pagar los gastos e impuestos asociados a la compraventa. 

Desde Unicasa & Home te queremos hacer la vida más sencilla, y que la venta de tu vivienda no te proporcione dolores de cabeza innecesarios. Por eso, en este artículo, te compartimos los cálculos que necesitas tener en cuenta antes de poner el cartel de «se vende» delante de la fachada. 

 

Primero de todo, el precio de venta. 

Establecer el precio para una vivienda no es sencillo, ya que depende de diversos factores como su ubicación, su estado, la demanda de mercado, la antigüedad…

Pero este es el primer paso que debemos ejecutar, ya que, a partir de esa cifra, se comenzarán a aplicar los gastos e impuestos correspondientes. 

El precio depende de ti y de tu hogar. Ten en cuenta que existe un precio mínimo por el cual debemos declarar la venta de la propiedad, pero la normativa te ofrece el derecho de decidir el precio por el cual quieres vender tu vivienda. 

 

Después, los impuestos.

Una vez establecido el precio de venta de nuestra vivienda, podremos calcular los impuestos destinados a pagar los impuestos para poder formalizar la compraventa.

IRPF

Este impuesto se paga al año siguiente, en la declaración de la renta. 

Se abona la ganancia patrimonial obtenida. Estamos hablando de la diferencia entre el valor de adquisición (precio de compra) y el valor de transmisión (precio de venta). 

IBI

El IBI es un gasto anual relacionado con cualquier propiedad de la que somos poseedores. No se trata de un impuesto propio de la venta, pero sí que será un gasto que deberás tener en cuenta. 

Al tratarse de un impuesto municipal, la cuantía a pagar dependerá del ayuntamiento en el que se encuentre el inmueble. 

Plusvalía municipal

Se paga por el aumento del valor de terreno. No hablamos ya del valor de la vivienda en sí (como en el caso del IRPF) sino de la zona donde está situada. 

No tiene relación directa con el precio, ya que se calcula en base a un porcentaje del valor catastral. 

Y, por último, los gastos. 

Para poder vender nuestra vivienda, no basta con realizar el pago de todos los impuestos. Debemos tener todos los documentos al día, y la gran mayoría conllevan gastos adicionales. 

Aquí te dejamos los más importantes y que deberás tener en cuenta: 

Cédula de habitabilidad 

Unos 100 euros de coste y tarda sobre 45 días en tramitarse. 

Es el documento que indica que la vivienda cumple con todos los requisitos necesarios para ser habitada. 

Nota simple 

Su precio es de 9,02 euros. 

Es un documento oficial expedido por el Registro de la Propiedad que informa de quién es el propietario y las cargas que posee en el momento de la compraventa. 

Cancelación de hipoteca: 

Suele tener un coste medio de unos 1.000 euros. 

Al vender una vivienda se necesita corroborar que esta está libre de cargas, por lo que se debe tramitar la cancelación registral de la hipoteca solicitada. 

Certificado de eficiencia energética

Tiene un coste entre 60 y 100 euros. 

Es un documento obligatorio desde el año 2013 en el que se indica el nivel de consumo energético del inmueble. 

Escritura de compraventa: 

De 600 a 900 euros

Se trata de un documento que acredita la compraventa o herencia de un inmueble. 

 

Es importante que, antes de decidirte a poner tu casa en venta, tengas en cuenta todos estos gastos para que no te pillen desprevenido. 

Si te lo estás planteando, pero no sabes cómo hacer los cálculos o cómo vender tu vivienda, ponte en contacto con nosotros y lo hacemos por ti.